Guardiola, Mourinho, El País, MediaPro, Sogecable u otra vuelta de tuerca a la Guerra del Fútbol

Cualquiera que sea aficionado al fútbol, al Real Madrid y al que también le guste leer la prensa deportiva —nunca tomándosela en serio, por favor— se habrá percatado que hay periódicos que están a favor del Madrid y los hay que está a favor del Barcelona. Digamos que no hay que ser muy listo para darse cuenta de que lo que suelen vender es populismo, la broma fácil y el pique rápido. Tiene la importancia justa y, dentro de eso, no hay que darle más vueltas.

Siendo madridista como es uno, tengo que reconocer que, en los últimos años, la supremacía blaugrana ha sido tal que, ya fuera un periódico u otro, siempre se alababa al Barcelona, a sus jugadores y a su entrenador, Guardiola. De hecho, yo mismo lo he hecho. Me parece —o parecía— de lo más normal.

Lector de prensa deportiva como soy, debo reconocer que tengo mis periodistas preferidos: Juanma Trueba, en AS; Santiago Segurola, en Marca; Cuéllar, en ABC; y el equipo de deportes de El País, formado por José Samano, Ramón Besa y muchos otros. De alguna forma, dentro de la mediocridad mediática existente, afirmaría que son grandes profesionales, escriben bien y ponen cierto orden dentro del caos que la información deportiva genera. Lo que quiero decir es que al día siguiente del partido de turno busco sus artículos. En particular, aunque no venga al caso, recomiendo a Juanma Trueba, el tipo lo vale: escribe sobre fútbol, sí, pero lo hace sin que el fútbol importe.

Además, en el último año, con la llegada de Mourinho al banquillo del Madrid —también con sus formas, todo hay que decirlo– las críticas a éste han sido continuas. Hasta cierto punto, me parecía normal. El tipo busca los focos y sabe cómo buscarlos. Ofrece la muleta y los periodistas van como toros.

Sin embargo, tanta alabanza al Barcelona cuando su juego no es el de antes y tanta crítica desaforada a Mourinho —incluso cuando tiene razón— comenzaron a hacerme sospechar. Escéptico que es uno, oigan. Entiendo que el Real Madrid no juega como el Barcelona pero, dejando a parte que jugar como él es pegarse un tiro en el pie, ¿realmente tiene que jugar así?

Como ya sabéis, también me interesa de forma particular la batallita que se traen Sogecable y MediaPro por los derechos del fútbol. Lo traté, entre otros posts, aquí, aquí y aquí.

Además, y esto no sé si lo sabéis, actualmente existe una vinculación muy estrecha entre los dirigentes de MediaPro y laSexta y los del Real Madrid. De hecho, unos y otros están mezclados. Por ejemplo, aunque ahora mismo no está en el Real Madrid, García Ferreras, el director de laSexta —presenta ‘Al rojo vivo’—, fue directivo en la primera etapa de Florentino. Tambien Prisa se vio en problemas cuando el Madrid firmó con MediaPro –fue un gran golpe en su guerra—. Digamos que entre el Real Madrid y MediaPro existe feeling. Y esa mirada de ojos entre uno y otro es a costa de Sogecable, del grupo Prisa.

Pues bien, con toda la tontería y locura que suponen los cuatro partidos seguidos del Madrid y el Barça, he notado cierto encabezonamiento en los periodistas de El País –también en AS existe— en, no ya alabar el juego del Barcelona, si no hacer hincapié en la mala baba de Mourinho y en la repercusión que esto tiene en la mala imagen del Real Madrid. Algunos ejemplos son éste, éste y éste. En periodistas tan centrados y que siempre han evitado la polémica, al menos llama la atención tanto ensañamiento. El artículo sobre Arbeloa, en el que se le compara con Mayor Oreja por jugar con intensidad una final de Copa del Rey, digamos que no tiene ni pies ni cabeza. Más cuando el incidente de Messi de unos días antes—creo que no lo hizo adrede— se pasó por alto. Incluso, en el artículo sobre Arbeloa, también se critica, de refilón, entre líneas, sin venir a cuento, a Mourinho y al Real Madrid.

Pero, ¿hay algo más? Creo que sí. El País forma parte del grupo Prisa –al igual que AS— y me temo que es otro capítulo más en la Guerra del Fútbol. Ya no sólo es una guerra audiovisual por los derechos del fútbol, creo que es una guerra —encubierta entre, ya sabéis, piratas y corsarios— entre dos de los principales grupos de comunicación del país. Digamos que se trata de hundir al contrario, ahora sí, con todas las armas disponibles. Incluso a costa de la reputación de sus periodistas que, todo hay que decirlo, es de lo poco bueno que le queda a Prisa. A lo mejor es, simplemente, que con tanta fiebre futbolera, se me está yendo la cabeza. O, peor aún, que soy muy mal pensado. Puede ser.

* También creo que Mourinho lo sabe, de ahí sus constantes comentarios sobre la prensa y la presión que existe en el Real Madrid, ésa que no ha tenido hasta ahora incluso militando en equipos europeos grandes.

#Felizdíadellibro

Aquí va una lista de diez libros que he leído últimamente, para celebra Sant Jordi. Economía, televisión, Internet, sociedad, management: de todo un poco. Espero guste:

  • Álvarez Monzoncillo, José María (2011) La televisión etiquetada: nuevas audiencias, nuevos negocio. Madrid: Planeta
  • Bauman, Zygmunt (2010) Vida líquida. Barcelona: Paidós
  • Bilton, Nick (2010) I live in the future & here’s how works. New York: Random House/Crown
  • Campos Freire, Francisco, coord. El cambio mediático. Zamora: Comunicación Social
  • Carr, Nicholas (2010) The Shallows: What the Internet Is Doing to Our Brains. New York: Norton
  • Dans, Enrique (2010) Todo va a cambiar. Tecnología y evolución: adaptarse o desaparecer. Barcelona: Deusto
  • Hessel, Stephane (2011) ¡Indignaos! Barcelona: Destino
  • Pardo, Hugo (2011) Geekonomía. Un radar para producir en el postdigitalismo
  • Pérez Ortega, Andrés (2011) Expertología. Barcelona: Alienta
  • Schumpeter, Joseph A. (2011) ¿Puede sobrevivir el capitalismo? La destrucción creativa y el futuro de la Economía global [Capitalismo, Socialismo y Democracia (1942)]. Madrid: Capitán Swing

Entrevista: Javier Olivares, productor ejecutivo en ‘Infidels’

Conocí a Javier Olivares hace un par de años, cuando impartía clases de guión. Me gustó lo que decía y cómo lo decía. Por ello, y porque sé que su experiencia en el sector es muy sólida —productor ejecutivo de Infidels en TV3 y guionista, entre otros, de Los hombres de Paco y Los Serrano—, pensé que sería una gran idea poder realizarle varias preguntas. Aquí van las respuestas. Gracias, Javier.

– En tu opinión, ¿cuáles son las cualidades que un productor ejecutivo que se dedique a la ficción televisiva debe tener?

Depende. En cualquier serie americana puede verse que hay varios y abarcan varias facetas. Uno de ellos es siempre el “showrunner” y el creador de la serie. Es guionista. Y como yo lo soy, te diría que el guionista que es productor ejecutivo, aparte de tener clara la idea y el estilo de la serie que ha creado debe rodearse de guionistas eficientes, manejarse bien en el terreno de trabajo en equipo y recursos humanos, tener nociones de casting y  de dirección básicas y de dirección de actores lo más amplias posibles (ya que los realizadores a menudo carecen de ellas). Debe establecer un método de trabajo en equipo en la que todos opinen y él decida. Y debe ajustar la serie a que sea producible, conociendo los costes de producción.

– Siempre he pensado que un buen productor es una persona creativa, ¿piensas que el aporte creativo del productor ejecutivo se toma en las decisiones?

En la idea y en las decisiones. En marcar un sello personal, si es el creativo de la serie.

– Basándote en tu experiencia, ¿cómo determina la dimensión de la empresa las funciones que desempeña un productor ejecutivo en ella?

Quitando empresas ya asentadas como Globomedia u otras que siguen, en parte, ese modelo, la figura del productor ejecutivo en España está por desarrollar. No se asume que el autor de la idea debe controlar (o ayudar a hacerlo, o por lo menos estar informado) el producto. Nos gustan las series de fuera y no las nuestras. Tenemos mitos foráneos siempre en la boca. Ellos producen así: con el autor controlando su producto. Aquí, no. Es una de las grandes diferencias… aparte de un diseño de producción que me parece demasiado homogéneo y reiterativo…

– A pesar de que son múltiples las variables que hacen que un proyecto funcione, ¿consideras al productor ejecutivo, como responsable del proyecto, la pieza clave de la producción de ficción televisiva?

No. Hay muchas otras piezas claves. Pero debería ser una de ellas.

– Un productor ejecutivo, ¿gestiona proyectos y marcas? ¿gestiona equipos y comunidades?

Gestiona proyectos y equipos para desarrollar un producto.

– En tu opinión, ¿dónde queda el talento y la innovación en las televisiones y productoras españolas?

Mejora, pero creo que está aún por debajo del nivel que debería tener. Y todos somos un poco culpables de ello. Porque los referentes no deben ser sólo lo que se hace fuera. Si uno ve ahora “La cabina” de Mercero, piensa que quién la produciría ahora. Ve “Los Gozos y las sombras” y, pese a los años, se parece mucho al folletín histórico que se hace ahora. Ve “Anillos de oro” y no encuentro (salvando “Cuéntame”, y habla en pasado) una serie que hable de los problemas actuales de los españoles como lo hizo ella hace muchos, muchos años. O la creatividad de Armiñán. O series como “Historias para no dormir” o “Curro Jiménez”… Teníamos una televisión que no estaba mal para la época. Y la hemos ignorado.

– ¿Cuáles son las oportunidades reales de las productoras de contenido en el sistema televisivo actual?

Pocas. Deben mejorar como parte esencial del futuro del sistema. Y debe dedicarse al contenido la gente que sabe de ello.

– Dentro de la profesión, ¿piensas que se es consciente de la importancia de crear nuevas series de televisión desde un enfoque transmedia?

No todo lo que se debiera a nivel estético y creativo. Como marketing, ya funciona. Si es sólo eso, no valdrá de nada. Porque se utiliza un producto creado para un medio y sólo se adapta a los otros.

– ¿Cuál es tu opinión sobre la promoción que de las series se hace en España?

Creo que las cadenas hacen muy buenas autopromociones, en general. Si hablamos de prensa o medios de comunicación el nivel de análisis es muy bajo. No conocen la estructura de cómo se crean. Y sin conocerla, no se debería opinar tan alegremente del producto final. Si todo falla en las mismas cosas, alguien debe darse cuenta de que debe criticar el sistema no un producto concreto.

– ¿Son las redes sociales una buena herramienta de marketing de las series de televisión? ¿Qué se está haciendo en la profesión en ese sentido?

Lo son. Y se está haciendo poca cosa. TV3 lo hace muy bien y los demás van mejorando. Pero se habla demasiado de marketing y no de la fase previa: la que atañe a la calidad del producto. Puedes vender muy bien una cosa. Pero si esa cosa es una mierda, en mierda se queda. Y las redes sociales expanden la calidad del producto, influyen en los consumidores… que muchas veces entran en el juego de una manera acrítica.