Si yo fuera analista digital (año 0)

No sé si es por mi faceta de profesor — quizá esto lo acentúe — pero me veo en la necesidad de ayudar a otros que están rompiendo el cascarón laboral y, como todos, se han dado/se están dando/se van a dar uno de sus primeros golpes “vitales”.

Me gusta pensar que lo que tengo en la actualidad lo he conseguido sólo por mi propio esfuerzo y constancia pero… aunque me he esforzado mucho y soy muy constante, sería una mentira como una catedral. Como varias catedrales juntas, creo. En todos los pasos que he dado en lo profesional me he encontrado con mucho hijoputa, pero también con una gran cantidad de gente que me ha ayudado — mucho — y todavía me sigue ayudando.

Es por eso que, hilando con el primer párrafo, me suele gustar ayudar y guiar a todo aquel que me pide cierta ayuda o consejo. Creo que “me toca” y es por eso que llevo un par de años aconsejando la analítica digital como profesión. No porque sea un oasis laboral en el desierto actual, sino porque realmente veo que, a diferencia de otras, posee unas características estratégicas que la hacen especialmente interesante.

Ni yo mismo sé si el día de mañana el puesto que desempeñe será el de analista digital, pero estoy convencido de que lo que estoy haciendo ahora me servirá para desempeñar un puesto con más responsabilidad en el futuro. Hablo de sacar datos pero también, y sobre todo, de interpretación de esos datos.

Con todo y con eso, aunque considero que he estado bastante preparado siempre, si empezara de 0 en estos días, me esforzaría en dominar y saber más sobre:

Excel. Siempre digo que Apple tiene el iPod, el iPhone, el iPad y los Mac. Por contra, Windows a un lado, Microsoft tiene Excel. Con eso le basta. Todavía no hay programa informático que supere a “las celditas”. Además de que es infinito: cuanto más sabes, más te das cuentas de las posibilidades que tiene. Y sí, no es una maravilla haciendo gráficos; peros seamos sinceros, ofrece posibilidades más que suficientes para el trabajo diario.

Lógica. Creo que es realmente útil para no hacerse trampas en el solitario. Al dato se le puede torturar hasta que diga lo que uno quiera que diga. Pero si uno sabe pensar — ¿eres de los que piensa que todo el mundo piensa? — , razonar y afrontar los problemas de forma eficaz, tiene mucho terreno ganado. La falta de enfoque, provocada por una propia falta de lógica, es una de los errores principales, en mi opinión, en el mundillo de la analítica digital. Además, la lógica, forma o matemática, permite poner a cada uno en su lugar y esto último es muy, muy útil en determinado momento.

Visualización de datos. Comunicar es jodidamente complejo. Cada vez soy más consciente de ello. Trabajando ocho o nuevo horas al día con datos, sé que saber trabajar una buena presentación visual, saber eliminar lo que sobra y poner el foco del que mira en lo que se pretende resaltar, es muy difícil. Si uno consigue dominar ese arte, tendrá mucho terreno ganado en el área.

Obviamente, me gustaría saber de todo un poco más, pero, si ahora empezara en el mundo de la analítica web, me enfocaría en esas tres áreas pues complementa a la perfección el día a día del analista digital.

One thought on “Si yo fuera analista digital (año 0)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *