Un pequeño capítulo más

No hablaré de la  abdicación del rey, pero no por ello no me llena de orgullo y satisfacción anunciar lo que es un capítulo más: esta semana recibí el libro “La televisión de la crisis ante el abismo digital” donde tengo el honor de aparecer como colaborador al escribir un capítulo. Editado por Miquel Francés y su equipo, es fruto de las Jornadas #CONTD del año 2013.

En mi opinión, es un tema/libro oportunísimo. Se habla de cómo la crisis afectó al sector, pero también de formatos, contenidos, programación y consumo.

Continue reading “Un pequeño capítulo más”

Twitter Analytics

¿Alguien recuerda el revuelo que se montó cuando Twitter anunció que permitiría descargar el historial de tuits de las cuentas propias? ¿Alguno lo utilizó más allá de descargarlo el primer día? Bien, pues eso es lo que pasará con Twitter Analytics.

Medir lo que pasa en Twitter, especialmente para algunos sectores, es muy importante. Especialmente, cuando hay publicidad de por medio. Pero de ahí a que se conviertan en vitales… va un trecho.

Curiosear está bien. Pero tiene sus limitaciones. Y es para eso para lo que sirve Twitter Analytics. Al menos, de momento.

El anuncio del lanzamiento para todos los públicos de Twitter Analytics debe ser entendido como un acercamiento (o un intento de acercarse) a las marcas por parte de Twitter. Eso sí que es interesante, pero entendido como un proceso mucho más grande y global.

Bienvenidas sean las analíticas de la propia Twitter, pero mantengamos la calma. A veces cansa el piar de algunos.

Twitter Ad Targeting

Son numerosos los movimientos estratégicos que Twitter ha estado realizando en los últimos meses. Algunos de ellos están aquí enumerados. Los sigo muy de cerca.

La semana pasada, las grandes novedades han venido de la mano de su herramienta de publicidad, Twitter Ads. Con estos movimientos, se busca ofrecer soluciones publicitarias muy vinculadas al fenómeno de la #SocialTV, no cabe duda. Además, Twitter Ad Targeting, el último anuncio de los del pajarito azul, es fruto del trabajo realizado en los últimos meses junto a Bluefinlabs.

Twitter TV Targeting permite a las marcas impactar con tweets patrocinados sobre usuarios que vieron un anuncio de esta misma marca en televisión. Y esto, en términos de inversión publicitaria, es muy importante y una gran noticia que las empresas de televisión deben saber manejar para aprovecharlo. Pero, ojo, el sistema, a día de hoy, es imperfecto.

Si alguien habla de televisión, aunque no esté viendo el programa, puede ser objetivo de las campañas de marketing que anunciantes o cadenas estén realizando. Gracias a otras de las aplicaciones lanzadas hace pocas semanas, que permite trackear palabras clave rastreando el contenido de los tuits, se puede hacer que, alguien que haya comentado sobre televisión, sea el target de un contenido complementario en Twitter. Pero, claro… eso no implica que uno esté viendo el programa, donde a día de hoy las cadenas se juegan el todo con sus datos de audiencia. Ésa es la imperfección: la excusa perfecta para que los que toman decisiones ‘no lo vean’.

Hoy he leído aquí que lo que Twitter ofrece no es otra cosa que una herramienta de retargeting. Y está muy bien escrito. Además de llevar gran parte de razón, claro. Sólo un matiz: será retargeting cuando el usuario se haya visto impactado también, y de forma previa, en televisión; mientras tanto, simplemente se estará explotando la vinculación entre TV y Twitter, que existe y es importante. Digo esto porque… hay mucho camino por recorrer y mucho trabajo por hacer. Uno no se puede conformar.

Está muy bien saber qué se han entendido todas las posibilidades que ofrece la medición de nuevos entornos televisivos y que, manos a la obra, no se tarda en obtener resultados, ¿satisfactorios? Veremos… pero el asunto pinta bien.

De tenis, de audiencias, de Twitter y de Mercedes

Esto es una tontería, lo sé. Pero es una tontería muy significativa.

Estoy viendo el partido de Nadal contra Andújar —6-0, 2-3; en estos momentos—. Es tal la paliza de Nadal sobre el pobre conquense de Andújar que… estaba pensando en echarme la siesta. Pero algo me ha hecho incorporarme, coger el portátil y escribir este post.

Varios telespectadores, que estaban viendo el tenis como yo, escribieron tuits como éste con el hasthag #madridopen hace algo más de 30 minutos:

Los comentaristas de la Sexta, que están con el iPad a la par que retransmiten el partido, hacen la gracia y dicen que el coche está sucio a los pocos minutos. Sin duda, habían leído las opiniones de los espectadores.

Conozco el mundillo de los torneos deportivos. Esos en los que los patrocinadores mantienen el tinglado y esos en los que los patrocinadores cuidan al detalle su marca. Es el caso de Mercedes que, en este caso, patrocinaba uno de sus CLA.

Pues bien, en cuestión de minutos, ya había alguien limpiado el coche. Mientras tanto, el partido seguía su curso. Los comentaristas, algo sorprendidos, sueltan el chascarrillo y, claro, el de realización no pierde oportunidad de mostrar cómo se limpia el coche. El Mercedes.

La importancia de Twitter, la atención a las audiencias y lo importante que es la imagen de marca.

En resumidas cuentas:

Por cierto, el segundo set va 3-4 para Andújar. Al fin algo de emoción.

Twitter compra Bluefinlabs

9229_382117005199108_760167011_nNo lo sabía, pero sí lo intuía.

Twitter ha comprado Bluefinlabs. Su mayor compra hasta ahora. Aunque no se sabe el precio final, rondaría los 50-100 millones de dólares americanos. Hay bastantes inversores, muchos de ellos importantes y relacionados con la industria de la televisión.

De las empresas de medición Twitter-TV, la que más me gusta es Bluefinlabs. En mi opinión, tienen el mejor producto y, por lo que conozco, los mejores profesionales. Si queréis saber más sobre la empresa, aquí, aquí y aquí algunos posts que ya escribí.

El potencial de la televisión social es enorme. Estoy segurísimo. Mucho más de lo que muchos creen. Incluidos algunos que dicen estar en el meollo de la #SocialTV. Uno de los aspectos claves será, y va a cambiar mucho, la medición de audiencias. Será imposible mirar hacia otro lado. Y Twitter, ojo, no es lo único a medir. Se necesita de una medición integrada. Mucho más integrada.

De momento, con esta compra, Twitter —que ya tiene su alianza con Nielsen, y ésta con Social Guide— no se conforma con lo cuantitativo y va a por el conocimiento cualitativo que los productos de Bluefinlabs desarrollan.

Veremos qué pasa.

#Salvados, Évole, Twitter y las audiencias

salvados

Pillé el #Salvados de ayer a medias. También he criticado a Évole y al propio programa mucho, por llegar a ser, en momentos puntuales, demasiado populista.

En mi último trabajo, cuando comencé a hablar de televisión social y de la influencia de los programas en redes sociales como elemento monetizable, algunos se rieron. Y no hace tantos meses. No se río cualquier, si no algún que otro subdirector con años de experiencia. En una de las consultoras de audiencias más importantes del país.

Siempre he dicho que, en toda fiebre del Oro, el que se hace rico no es el que busca oro, sino el que vende palas. Hoy nos levantamos con un 19,8% de cuota de pantalla del primer programa de la octava temporada de @Salvadostv.

Lo curioso es que este programa tuvo una media de 5,2% en su primera temporada y un 6,1% en la cuarta. A partir de la quinta temporada —de sus últimos capítulos–, ya usando cierta estrategia en redes sociales, comenzó su ascenso en las audiencias. Estoy seguro que al termino de la actual temporada, triplica los datos de la primera.

¿Alguien me puede decir, por favor, cuántos ingresos supone –y su importancia en el contexto actual— cada punto de share?

Si queréis echarle un ojo a la evolución de forma más detalle, no hay que estudiar un máster. Sólo consultar esta página.

Ah, y tener ojo. Twitter no es lo único que se puede medir. Quien controle todos esos datos, tendrá una importante ventaja competitiva en el mundo de la televisión. Pero, claro, tontos hay en todos los sitios.

Vine como soporte publicitario

mzl.hkxmxpuw.175x175-75Este post es un ajuste de cuentas. Durante todo el mes de diciembre y parte del de enero tuve que sufrir vuestros ‘lo mejor del año 2012 que ya se acaba’ o ‘lo que sucederá en 2013’. Con mucha estoicidad, los aguanté sin quejarme. Y este año empezasteis pronto, pesa’os.

Pero el día ha llegado… hoy me toca a mí: creo que Vine es una grandísima plataforma que tendrá un importante efecto en el sistema publicitario. Ahí lo dejo. Noto, por semanas, cambio en la visión que en la empresa Twitter tienen sobre su vínculo con la publicidad en los medios. Y se están poniendo —mucho— las pilas. Tanto que Facebook, en sólo tres días, ya les intenta copiar añadiendo vídeo a su aplicación móvil.

Vine, a día de hoy, me parece interesante como concepto pero, seamos sinceros, que en tu TL puedas clickear un vídeo de 6’ segundos en forma de bucle… no es mucho. Lo que me interesa, sobre todo, es las posibilidades de desarrollo de Vine dentro de Twitter aplicado a un sector como el publicitario, sobre el que se sustentan otras muchas industrias.

Por supuesto, no es que yo sea un mago. Esta misma opinión la he leído en varios lugares en estos últimos días. Además, ya hay marcas que están experimentando. Pero —y esto es un acto de fe por vuestra parte, porque no hay forma de demostrarlo— en mi defensa tengo que decir que… lo pensé en cuanto vi el tuit de  Dick Costolo.

Steak tartare in six seconds. vine.co/v/bOIqn6rLeIDvia @dhof

— dick costolo (@dickc) 23 de enero de 2013

Lo de la pornografía, en mi opinión, es una anécdota. O no tanto: la industria del porno, en medios on line, es puntera —venga, cabrones, haced bromas…—. No hace mucho me reía con unos amigos cuando uno de ellos confesó que había contratado un SEO proveniente de la industria del porno para que les ayudara con la puesta a punto de su empresa en el entorno digital. De hecho, tiene mucha, mucha lógica.

Vamos a ver qué pasa. Pero está claro que dar soluciones es mejor que quejarse de la miseria. Y Vine es una buena solución. Pero, vamos, que esto no es ni predicción ni : ¡las intenciones de Twitter son muy obvias!

vine-marker

Nielsen Twitter TV Rating, and what else?

Estos días ha sido noticia el anuncio por parte de Nielsen y Twitter para crear una métrica que valore de una vez por todas la vinculación que existe entre la plataforma de microblogging y la televisión. En mi opinión, ya no se podía mirar para otro lado. Que lo haga Nielsen y que lo haga con Twitter no es baladí.

Es una gran noticia, no cabe duda. Y lo es porque una vez admitida que exista otra realidad, todo hace pensar que otras verdades sobre la medición de consumos televisivos, que vendrán, podrían ser mejor aceptadas. Cuando uno ve que el cambio no es para tanto, o sí pero que sólo es adaptarse, va perdiendo miedo. Porque, reconozcámoslo, lo que existe es mucho miedo. Ignorancia también pero, sobre todo, miedo.

Y es por eso por lo que el anuncio es bueno. Basta que ‘se esté haciendo en Estados Unidos’ o para que ‘empresas como éstas’ le den el espaldarazo –veremos qué métrica utilizan, ojo— para que el ganado lo vea con buenos ojos. Bien… tiremos por ahí. Ahora nos quedan nueve meses para saber qué será pero, por lo menos, ya sabemos que será y eso, a priori, es bueno. Muy bueno.

Además, el anuncio obliga a otros a ponerse las pilas. Nielsen no es la única empresa de medición ni Twitter lo único a medir en este nuevo entorno. Me encantará ver cómo cada uno va buscando su hueco, intentando ofrecer datos de otros aspectos como el consumo vía Web de las plataformas que las televisiones tienen —¿cómo, certificándose?— o del eco que generan más allá del televisor.

Tampoco hay que olvidar que, en otoño de 2013, esta nueva métrica estará disponible para el mercado estadounidense, no para el resto del mundo. Y, claro, nueve meses… es un mundo. Tal cual. Intento imaginar dónde estaremos o qué estaremos esperando cuando se intente hacer llegar esa métrica aquí y… ni idea de lo que pasará. Kantar y Tuitele tienen camino que recorrer y, como decía, hay muchas cosas que se pueden hacer: mejora del sentimiento, del análisis semántico, mapas de palabras, mejor conocimiento de los usuarios, etc.

Veremos qué pasa; pero los hashtags #analytics #tv, juntos, van a ser muy vistos y monitorizados, claro que sí.

Sobre redes sociales y sensatez

Acabo de encontrar una opinión que, al fin, me parece sensata. Es la de Manuel de Lorenzo y habla sobre la ya pasada polémica entre Jordi Évole, las eléctricas y esos que, en un alarde de incoherencia, querían defender la emisión del programa a capa y espada. Antes de que se me vaya la cabeza, aquí el enlace.

Creo que, a veces, lo de las redes sociales se nos va de las manos… Me encanta el uso que Jordi Évole hace de ellas a la hora de gestionar su programa. Es lo que se llama #socialTV y, bueno, es un referente y muchas de sus declaraciones han servido para consolidar el fenómeno, no me cabe duda. Ahora bien, como casi siempre, lo que no me gusta es el rebaño que lleva incorporado. Ese que no piensa y no pensará en su vida, pero está dispuesto a lo que sea por defender sus –*cambiantes*— ideas. Me cansa y lo detesto. Leer la petición en change.org que se creó para frenar la cancelación del programa me daba vergüenza ajena. Sobre todo sabiendo del poder de las redes sociales en y para usos, digamos, más convenientes. La cosa es que… recibió más de 100.000 firmas. Algo que, para mí, refleja mucho el nivel que hay. Ejem, ejem.

Salvados es un gran programa, no lo dudo, y Jordi Évole, un gran profesional. Pero el programa, que no me suelo perder, peca de poco objetivo un domingo sí y otro… también. Y veo que esa tendencia se va acentuando con cada emisión. Se necesita que alguien denuncie los atropellos que se han producido en los últimos años en España y también que se traten temas polémicos que pocos suelen tratar. Pero con objetividad. Si no, se convertirá en una caricatura y acabaremos perdiendo todos.

Veo cierta relación –puede que sea muy retorcido— entre ese populismo y la reacción de la gente que sigue el programa. Y no me gusta.

Informe Nielsen sobre #SocialMedia en 2012

Se acaba de publicar el informe de Nielsen sobre #SocialMedia en 2012. El enlace es éste. Y también lo podéis descargar en pdf.

Dos cosas me han llamado la atención. Por un lado, este tuit que, en mi opinión, lo dice todo:

Social Networking is all about Mobile. App usage now accounts for more than 1/3 of social networking time ow.ly/fM9pw

— Nielsen (@NielsenWire) diciembre 3, 2012

Un tercio del uso que se hace de las redes sociales viene vía mobile. Las cifras de aumento en el uso del móvil y de las apps para estos dispositivos ha sido bestial en el último año. De un año para otro, siempre según Nielsen, el usos de ‘social apps’ —entiendo que se refiere a redes sociales a través del móvil, de sus apps– se ha visto incrementado un 76 por cien.

Por el otro lado, el pequeño informe que Nielsen cuelga en Internet hace referencia al uso simultáneo que se hace de móviles y tabletas mientras se está viendo la tele: la tan manida #socialTV o televisión social. En Estados Unidos, el 41 por ciento de las personas encuestadas que tienen una tableta y el 38 por cien de las que tiene un smartphone suelen usar las redes sociales mientras que ven la televisión. Además, el estudio apunta algo que todos sabíamos: Twitter es la red social con mayor aplicación práctica en el mundo de la televisión y un tercio de los tuiteros suele hacerlo sobre programas de televisión.

En lo que se refiere a franjas demográficas, se diferencian dos grandes grupos demográficos: aquellos entre 18 y 34 años de edad, que suelen hablar sobre lo que les gusta y/o disgusta de las tramas de las series y programas de televisión; y aquellos entre 35 y 44 años que hablan de forma más generalizada sobre TV.

Además, como propina:

A la pregunta ‘¿Interactúas con las redes sociales mientras ves la televisión?’ el 63 por cien de las personas en África y Oriente Medio contestaron que sí. En Latinoamérica, el porcentaje que contestó afirmativamente fue del 52 por cien; en Asia-Pacífico, el 47 por cien; y, en Europa, donde nos parece que existe un boom, sólo el 38 por cien. Al menos, es curioso.